Las traducciones más caras de la historia: HSBC y su slogan “no hagas nada”.

El mundo de las traducciones está lleno de pequeñas historias y anécdotas que siempre sacan una sonrisa al que las escucha. Sin embargo, otras tienen un efecto un poco diferente y están acompañadas por un “¡¿en serio pasó eso?!”.

En esta serie de posts “Las traducciones más caras de la historia”, queremos ir relatando estos casos para que las empresas internacionales tomen conciencia de la importancia que tiene contar con traducciones profesionales en cualquiera de los ámbitos de especialización que existen. Recordad que, aunque son solo palabras, sobre esas simples palabras se asienta la comunicación entre más de 7.000 millones de seres humanos.

El primer post de esta serie lo dedicamos a la entidad financiera internacional inglesa HSBC [link].

El slogan de la discordia.

Desde el banco decidieron utilizar un slogan atractivo y que incitase a la acción por parte de los potenciales clientes: “Assume Nothing” fue el elegido. Sencillo, potente y con gancho. Posiblemente sea todo un acierto desde el punto de vista de marketing.

Sin embargo, cuando la compañía tradujo este slogan, acabó expresando “Do Nothing” en no pocos países. Obviamente esta traducción era completamente errónea e incitaba a los posibles clientes a realizar lo opuesto a lo deseado: nada. Cuando se dieron cuenta del error ya era demasiado tarde y los carteles estuvieron en la calle durante años. Seguramente, desde el banco debieron aplicarse a ellos mismos el slogan y no asumir nada (ironía).

La consecuencia fue que en 2009 tuvo que invertir alrededor de 10 millones de dólares en una campaña de rebranding que solucionara el error de traducción. El nuevo slogan, que se mantiene hasta ahora, fue “The world’s private bank”, una frase razonablemente sencilla de traducir.

La recomendación de Aire Traducciones

Ya lo venimos diciendo en este blog en distintos posts, pero no nos cansaremos de decirlo: invertir en una traducción profesional es una garantía de que las cosas saldrán bien, al menos en todo lo que se refiere a localizar el mensaje.

En este caso, posiblemente los encargados de la campaña confiaron la traducción a empleados que conocían ambos idiomas. También puede ser que hayan confiado la traducción a un sistema automatizado… Total, ¡son solo dos palabras!

Sin embargo, esta experiencia nos demuestra que esto no es suficiente y que dos palabras pueden significar millones de euros.

En la mayor parte de las ocasiones hay que conocer la cultura del país para entender que la frase o la terminología empleada es incorrecta y no expresa el mensaje inicial. Desafortunadamente, los errores de este tipo son muy frecuentes.

En Aire Traducciones tenemos años de experiencia trabajando en cientos de idiomas. Contamos con un amplio y completo equipo internacional de colaboradores especializados en diferentes temáticas (legal, económica, médica, técnica, publicitaria, etc.) para ofrecer a nuestros clientes traducciones realizadas siempre por profesionales experimentados y nativos en el idioma de destino. Esto, junto a la atención al detalle, es la mejor manera de conseguir una adaptación total a la cultura de los receptores evitando errores de traducción y el innecesario gasto de tiempo y dinero de los clientes.

Esperamos que este post haya sido de vuestro interés y que, por supuesto, nos confiéis vuestras traducciones sean del tipo que sean.

Recomended Posts