Microguía del directivo viajero: Hong Kong

Microguía del directivo viajero: Hong Kong

Abrimos en el blog la categoría “Microguía del directivo viajero”. Se trata de guías turísticas de perfil desenfadado, dirigidas a esos empresarios, emprendedores, directivos y managers que, hartos de reuniones en el aeropuerto, comidas rápidas y horas y horas de ordenador en la infumable mesa de la habitación del hotel, se lanzan a conocer de forma express la ciudad en la que aterrizan.

Hong Kong

La primera la dedicaremos a Hong Kong ( China), un conglomerado urbano con una población de más de siete millones de habitantes.

Estos son los lugares que no os podéis perder en vuestra visita rápida a la ciudad:

Pico Victoria

El Pico Victoria es la montaña más alta de la isla de Hong Kong. Seguramente cuando vayáis a visitarlo esté lleno de turistas, pero es lo que hay: desde sus más de 500 metros de altura se tienen las mejores vistas de Hong Kong. Para subir, la mejor -o única opción realista- es el funicular. Arriba hay un par de centros comerciales, así que se puede aprovechar la visita para comprar algún recuerdo a la familia.

Pico Victoria

Vista desde el Pico Victoria. Fuente: wikipedia.org

Tim Sha Tsui

El Tsim Sha Tsui es una de las zonas más populares de Hong Kong y, aparte de poder deleitarnos con la vista de la bahía, podemos visitar varios sitios interesantes, como por ejemplo la Avenida de las Estrellas: no se espera menos de una ciudad china, ya que se trata de una “copia” de la Avenida de las Estrellas de Los Ángeles, pero esta vez con los nombres de las estrellas del cine chino. ¡Curioso poder hacerse un selfie con la estrella de Jackie Chan!

Torre del Reloj o Clock Tower

Recomendamos también visitar la Torre del Reloj o Clock Tower y el parque de Parque de Kowloon, un remanso de paz y vegetación de nada menos que 13 hectáreas en medio de la bulliciosa ciudad. Perfecto para reflexionar sobre si la oferta de negocio es o no atractiva.

Mong Kok

Tras la calma, siempre viene la tormenta: Mong Kok es el barrio más congestionado de Hong Kong y una de las áreas más densamente pobladas del mundo; seguramente por eso es también una de las zonas más animadas y con más interés comercial. Así que preparad la cartera y aprovechad para hacer acopio de regalos para familiares y amigos.

Mong Kok, un bullicioso barrio

Mong Kok, un bullicioso barrio

Otro punto para no perderse es el Gran Buda. Seguramente el origen del Gran Buda es una apuesta entre dos amigos que empezó con “¿qué te apuestas a que no haces el Buda más grande del mundo?” y si no lo es, debería: esta estatua de bronce de 34 metros de altura y 250 toneladas situada en lo alto de Ngong Ping y finalizada en 1993 acabó convirtiéndose en la representación de “Buda sentado” más grande del mundo. Se puede llegar por teleférico o por autobús, pero la primera opción es más atractiva. ¡Cuidado! A las 17:45 cierra.

Si vuestro viaje es de negocios y esperáis que vuestra propuesta comercial tenga éxito no será mala idea visitar el Templo Wong Tai Sin: es conocido por conceder todos los deseos que se pidan.

“Nada mejor que un selfie con los leones del templo”

“Nada mejor que un selfie con los leones del templo”

Los que no tengáis demasiados problemas de presupuesto y seáis aficionados a la decoración y a las buenas vistas no deberías dejar de cenar en el restaurante Felix, en la planta 28 de la Torre Península.

Si os gustan las carreras y los caballos, visitar el hipódromo puede ser algo divertido. El de Hong Kong es uno de los hipódromos más antiguos de Asia y tiene un ambiente muy distendido.

Con esta serie recomendaciones damos por cerrada la primera “Microguía del directivo viajero” y esperamos que vuestros viajes de negocios internacionales a Hong Kong sean, a partir de ahora, un poco más interesantes y amenos.

Os dejamos un mapa de Google con los puntos que os recomendamos visitar.

Recomended Posts